Mi nueva mascota

ACABA DE LLEGAR UN CACHORRO A CASA: ¿Y AHORA QUÉ?

¿Acabas de comprar o adoptar un cachorro?. ¿Te lo han regalado?. ¿Es el primer perro que tienes?. ¿Hace mucho tiempo que no tienes perro?. Como en estas fechas encontramos muchos dueños "novatos", os hacemos llegar las recomendaciones más básicas a seguir cuando el nuevo cachorro llega a casa.

Lo ideal es que nada más llegar el cachorro a casa, paséis por el veterinario para que os oriente sobre todas vuestras dudas y, sobre todo, se le haga un chequeo completo de salud para asegurarse de que no hay ninguna enfermedad. El veterinario además os guiará sobre la pauta de vacunas que habrá que empezar a aplicar, así como las desparasitaciones. Hasta que no esté al día de vacunaciones, es fundamental que no tenga contacto con la calle ni con otros perros que no estén controlados, ya que tiene un riesgo muy alto de contraer enfermedades infecciosas graves.

Cuando lo vayáis a instalar en casa, es fundamental asegurarse antes de que no hay elementos peligrosos al alcance del cachorro, teniendo especial cuidado con cables eléctricos, productos de limpieza, productos de jardinería (insecticidas, venenos, fertilizantes...), plantas de interior que puedan ser tóxicas, objetos pequeños que pueda tragarse, etc.

Tendréis que elegir el lugar que será el espacio propio del cachorro, que sobre todo los primeros días, le servirá de refugio y zona de confort hasta que se habitúe a la casa. Este lugar tiene que ser tranquilo y permitirle esconderse si lo necesita, proporcionándole también una cama cómoda. Toda la familia tiene que llegar a un consenso sobre si al perro se le permitirá o no subirse al sofá o dormir en las camas: si unas personas no le dejan y otras sí, sólo le generará confusión. Si se decide que no está permitido, señaladle dónde está su lugar de descanso.

También necesitará recipientes para su comida y su agua de bebida. Los de acero inoxidable son los más adecuados.

Si el criador os ha recomendado una marca específica de pienso, que es la que comía anteriormente, no hagáis cambios bruscos de alimentación. El veterinario es quien mejor os puede orientar sobre la alimentación más adecuada para vuestro nuevo cachorro.

Cuando haya niños en la casa, procurad que los juegos con el cachorro sean supervisados por un adulto y graduales. Un cachorro que llega a una casa nueva está asustado y desorientado, y el bullicio puede causarle problemas.

Habrá bañarle con agua templada y utilizar champús especiales para cachorros, asegurándose de que se haya secado completamente. La frecuencia del baño varía dependiendo de la longitud del pelaje, de la raza y el mantenimiento que se haga del mismo. El mejor momento para empezar a bañarle es cuando ya tiene todas las vacunas puestas y el riesgo de enfermedades infecciosas ha descendido.

En la Comunidad de Madrid es obligatorio que todos los perros y gatos estén identificados con un microchip o transponder; el veterinario os orientará sobre el mejor momento para ponérselo. También debéis saber que en nuestra Comunidad Autónoma es obligatoria la vacuna antirrábica y tener contratado un seguro de responsabilidad civil. Informaos bien sobre la normativa de cada Ayuntamiento sobre el acceso de los perros a los parques, la posibilidad de llevarlo suelto o no a determinadas horas y en determinados lugares, y recordad siempre que las cacas hay que recogerlas para evitar ensuciar las calles y para prevenir la propagación de enfermedades.

Entre los dos y los cuatro meses de edad es fundamental que, una vez con todas las vacunas al día, socialicemos al cachorro con otros perros, con niños, adultos, y todo tipo de situaciones como quedarse solo, hacer sus necesidades en la calle, montar en el coche, etc. El veterinario os puede orientar sobre cómo hacerlo, o puede recomendar la ayuda de un educador canino.

Por último, es bueno que el cachorro se vaya acostumbrando a utilizar el collar y la correa. Podemos primero empezar como un juego mientras le vamos enseñando para qué sirve y cómo se usa. El cepillado regular y la higiene dental regulares ayudan a que se acostumbre al manejo. Debe tener a su alcance juguetes adecuados para su edad, que le ayudarán en su desarrollo.

Disfrutad de vuestro nuevo amigo, consultad cualquier duda que tengáis con vuestro veterinario, y sobre todo, tened claro que es alguien que os acompañará durante muchos años.

.